Radio Commentary

CD1, track 1 “Introduzione”:
…y queda con ustedes ¡música e imagen!

CD1, track 8 “Bel sogno beato di pace e contento”:
Están escuchando ustedes el aplauso con que el público congregado en Bellas Artes premia al barítono italiano Piero Campolonghi, que encarna esta noche el papel de Riccardo en la ópera I puritani de Vincenzo Bellini. Dos veces ha aparecido el barítono Campolonghi en el proscenio de Bellas Artes caída la cortina sobre el primer cuadro del primer acto de esta ópera que estamos llevando a ustedes por el Canal 4 XHTV y La Voz de México XEX.

CD 1, track 9 “O amato zio, o mio secondo padre!”:
…solamente pide que le apaguen la luz cenital, podríamos llamar que tiene, y mientras no se la apaguen él claro no mueve su batuta, pero… parece que se decide…

CD 1, track 14 “A quel nome, al mio contento”:
Están ustedes escuchando los aplausos que han merecido el bajo Roberto Silva y la soprano Maria Meneghini Callas. Ahora saleal proscenio de Bellas Artes el bajo Roberto Silva solo. Y aquí viene la Elvira de esta noche. Escuchen ustedes el cariño, el fervor con que aplaude el público. Y es que en efecto, por muy fiel que sea la transmisión a control remoto por un canal de televisión…

CD 1, track 15 “Ad Arturo onore, ad Elvira onore”:
…que va a dar principio, escuchemos…

CD1, track 24 “Ma tu già mi fuggi?”:
Giuseppe di Stefano, Maria Meneghini Callas, Gloria Mestre, la coreógrafa y primera bailarina en esta representación, y otros intérpretes de este segundo acto salieron a agradecer el aplauso del público.
Después salió el bajo Ruffino solo y ahora toca al bajo Roberto Silva dar las gracias a las manifestaciones de aprobación que está haciendo el público congregado en Bellas Artes.
Se mueven los cortinajes y vemos que, ahora quien aparece, es la primera bailarina Gloria Mestre.
Ahora es el barítono Piero Campolonghi y escuchen ustedes con qué cariño lo recibe el público de Bellas Artes. En efecto ha dado muestras de un gran virtuosismo vocal.
Y ahora tenemos a nuestra compatriota Rosita Rimoch, la intérprete de la Enriqueta, viuda de Carlos I, en este primer acto, digo segundo, de la ópera.
Y aquí está Giuseppe di Stefano. La ovación a él se ha prolongado y él está evidentemente conmovido.
Ahora salen todos, precedidos por Maria Meneghini Callas… no, ella sola, y para ella una enorme ovación.
Se multiplican los bravos… y aquí los tenemos a todos: Giuseppe di Stefano, Maria Meneghini Callas, Piero Campolonghi, Roberto Silva, Rosa Rimoch, José Ignacio Ruffino y Gloria Mestre.
Se han retirado del proscenio estos intérpretes, los músicos empiezan a retirarse también del foso de la orquesta rumbo a la sala de descanso y también algunas personas entre el público abandonan sus lugares para dirigirse al foyer. Las luces, paulatinamente, van encendiéndose y ahora podemos percatarnos de que, a lo menos en primer piso, el lleno es verdaderamente imponente. No así en anfiteatro en donde todavía hay muchos lugares, precisamente para las personas que no se conforman con admirar estos espectáculos auditiva y visualmente a través de un aparato de radiorecepción o bien desde su telereceptor. Es Absolutamente necesario que ustedes vengan a sumar sus aplausos a los de esta sala.

CD1, track 12 “Suoni la tromba”:
Después de este dúo señores, que más que un dúo es un verdadero himno, las mismas palabras lo dicen: “suene la tromba intrépida… y amor de patria impávida”. Después de esto, decíamos, se explica un aplauso, una exhaltación como la que en estos momentos reina en la sala de Bellas Artes. A los dos intérpretes de este himno a dúo se unió, después, Maria Meneghini Callas que hizo de su aria de la locura una magnífica interpretación.
Estamos en estos momentos ante ese fenómeno gratísimo de un público ferviente, cosa un poco difícil cuando una obra se da por primera vez.
Aquí tenemos a nuestro bajo Roberto Silva, el Sir George de esta noche.
Y aquí viene Piero Campolonghi el Riccardo.
Y ahora esperen ustedes porque ahí viene Maria Meneghini Callas. Se le unen en el escenario Roberto Silva y Piero Campolonghi y ahora los tres reciben el aplauso del público al cual se ha unido también el de los maestros de la orquesta, quienes en estos momentos se disponen a retirarse a la sala de descanso.
Y ahora sí se confirma lo que decíamos a ustedes… y es cierto, cuando por primera vez se da un obra, se presenta ante un público es lógico, no sabe a qué atenerse, no conoce la obra, está a la expectativa de trozos que le agraden, pero que no sabe si debe o no debe aplaudir porque tampoco ha podido evaluarlos dentro del valor general de la obra. Pero el público ha conocido
Los puritanos, por fortuna, porque en efecto Los puritanos es una obra que, una sola vez que se escuche, se conoce. Es una obra tan lógica, habla de tal manera más al sentimiento que al cerebro mismo, que se impone al cerebro a través del corazón. Ésa es la verdad de Los puritanos.
Imagínense ustedes que no sería aquél día de enero de 1835… el mismo Vincenzo Bellini, después del primer ensayo de la ópera decía: “La música me hace un efecto admirable, he instrumentado como un ángel y ahora veo el resultado: armoniosas consonancias que dan gusto al oído. Estoy muy contento del primer ensayo e imagínate lo que será en los siguientes”.

CD2, track 23 “Suon d’araldi?”:
Señores, creo que cualquier comentario sale sobrando después de la elocuencia de estos aplausos y sobre todo de lo que ustedes acaban de oir.
Es la mejor indicación que se les puede hacer para que ustedes, el sábado próximo, vegan al Palacio de las Bellas Artes a escuchar…
Aquí tenemos a Giuseppe di Stefano, Maria Meneghini Callas, Piero Campolonghi y Roberto Silva recibiendo los aplausos del público al terminar esta representación inaugural de la décima temporada de Ópera Nacional en que han sido puestas en escena
Los puritanos de Vincenzo Bellini.
Se nota que están satisfechísimos Maria y Giuseppe o, como quien dice, José y Maria.
El público no cesa en sus aplausos y aquí viene el cuadro completo, los cuatro.
Ahora es necesario que saquen al maestro. Se extraña muchísimo que no hayan sacado al maestro Picco con ellos porque a él se debe, en gran parte, este éxito… aquí viene el maestro Picco… y también con él viene Carl Laila el director de escena.
Así que aquí tenemos a Roberto Silva, Piero Campolonghi, Charles Laila, Maria Meneghini Callas, Guido Picco y Giuseppe di Stefano.
Y ahora dejamos los micrófonos al amigo el licenciado Gonzalo Castellot.